21.3.16

PLENILUNIO DE ARIES, Festival de Pascua . 23 de marzo 2016


"Surjo, y desde el plano de la mente, gobierno"


PARTE I



Se dice que los 12 signos del zodíaco forman un loto y cada constelación es un pétalo. Cada uno está cargado con electricidad cósmica. En conjunto, el zodíaco forma una gran usina y las constelaciones presentan cargas eléctricas positivas y negativas. La Vida central de estas 12 constelaciones las carga con fuego cósmico.

El zodíaco es un loto en un loto más grande en el espacio. La Osa Mayor, las Pléyades, Orion y Sirio son partes de este zodíaco mayor. De este zodíaco mayor, el zodíaco menor recibe su suministro de energía y guía y, a su vez, el zodíaco menor suministra energía a muchos sistemas solares, incluido el nuestro. Nuestro Sol, con su familia, el sistema solar, viaja en el espacio y cada treinta días entra en el campo electromagnético de una de estas constelaciones. En cada luna llena nuestro Sol se sincroniza con la corriente energética de la constelación y transmite la energía a los planetas y a nuestra Tierra. Hay sincronización entre la humanidad, la Jerarquía, Shambala, el Logos planetario, otros dos planetas, el Sol y la constelación en la que el Sol se halla ese mes.

Cuando el Sol entra en Aries, se sincronizan Aries, el Sol, Marte, Mercurio y la Tierra. La distribución de la energía de Aries sobre nuestra tierra es transportada a través de Maestros avanzados, Sus discípulos, ciertos devas, y grupos de servidores. La Luna Llena de Aries está consagrada a Cristo resucitado y es el Festival de Resurrección. La energía de Aries es ardiente. Carga y estimula la Chispa en todas las formas y hace que éstas avancen y progresen. La resurrección es el avance progresivo de la Chispa. Resurrección es empeño y trabajo. Empeño es el esfuerzo del Espíritu para vencer a la materia, para vencer al cuerpo y a las emociones, y para vencer al espacio y al tiempo.

El trabajo es el proceso de la manifestación de nuestro logro que alcanzamos a través de empeño. A través de trabajo abrimos nuestros recursos internos, irradiamos nuestra belleza en comunicaciones y relaciones diarias, en servicio, en acciones creadoras, pensamientos, aspiraciones, consagraciones y devociones. Eso es trabajo. Cuando trabajo y empeño se unen, hay resurrección, sendero de la alegría y la beatitud eternas. Resurrección es el sendero de la chispa que vuelve a casa.

Cada uno de nosotros es un Rayo del Sol Espiritual Central, proyectado en la materia. Este Sol, fue lanzado dentro del reino mineral y durante siglos y siglos luchó para destruir sus limitaciones, y entró en el reino vegetal. Esa fue una gran resurrección y empezó a ser perfume, color y belleza vivos. Luego esa Chispa entró en el reino animal, otro paso de resurrección. Luego, la Chispa empezó a hablar y empezó a pensar y se convirtió en ser humano. Algunos seres humanos trabajaron muy arduamente, sufrieron mucho tiempo, se empeñaron, trabajaron, prestaron servicios y se sacrificaron; y entraron en el quinto reino, a través del cual pasaron Cristo, Buda, Zoroastro, Hércules y otros. El sendero de resurrección no parará allí, continuará en el sexto reino y luego en el séptimo. El séptimo reino da libertad respecto del sistema solar. Esa es la consumación del sendero de la resurrección para un ser humano.

A través del séptimo reino, la Chispa resucita respecto del plano físico cósmico, y entra por la puerta del plano astral cósmico. La Chispa es el Rayo del Sol Espiritual Central y retorna a la Fuente. Nadie sabe dónde llevará ese progreso. Hasta los Grandes dicen que tras el sistema solar se abre la esfera del misterio mayor.

El proceso de la resurrección en los reinos inferiores deberá repetirse en el ser humano, y allí comienza el sendero difícil. Tal como la Chista estaba adherida al reino mineral, así nosotros lo estamos a nuestro cuerpo. Pensamos que luego que este cuerpo desaparezca, todo termina. Morimos para la forma. Estamos en una espiral superior, pero aún adheridos al reino mineral representado por nuestro cuerpo. Quienes se empeñan y trabajan a través del proceso de la resurrección, podrán entrar en la consciencia emocional. El plano emocional, con sus gustos y disgustos, susceptibilidad, emociones negativas, hechizos, agitaciones emocionales, etc., es una selva. Si un ser humano quiere resucitar del reino humano y entrar en reinos superiores, debe vencer sus emociones y hechizos, que son identificaciones emocionales. Y entrará en el mundo mental, una prisión que actúa a través de ilusiones y hechos deformados. Hay en la mente muchas redes, como: orgullo, vanidad, egoísmo, separatividad.

Resurrección es construir puentes entre un reino y otro. Los que trabajan arduamente y vencen sus impulsos y tendencias, hechizos e ilusiones, construirán este puente. Luego de construir el puente y cruzarlo, cada uno dirá: --Soy un camino por el que los hombres podrán realizarse. Mi experiencia, mi trabajo, mi servicio y mi sacrificio son el puente.
Este puente lo construyeron las realizaciones y el sacrificio, la consagración completa y el sentido de síntesis y unidad. Y, una vez construido el puente, se vence al miedo porque se venció a la muerte. Vamos a desarrollar la consciencia de la realidad que esencialmente SOMOS.

La resurrección es una fusión gradual con un nivel superior de la existencia.

En la época de Luna Llena, podemos tener una experiencia real o un destello de iluminación, y decir: “Yo soy una Chispa”. Y ese es un momento de resurrección. En el sendero del discipulado, lo importante es el esfuerzoEn cada etapa, se crea una nueva cultura y una nueva civilización. Como el fuego interior avanza de un reino al otro, el campo del contacto del hombre se expande y a su tiempo toda la existencia llega a ser el campo de su actividad. Esta es “la vida más abundante” a la que se refirió Cristo. La Luna Llena de Aries es la Luna Llena de Cristo, pues El, por primera vez, apresuró la liberación de Su fuego interior hasta que, hace 2 mil años, El entró en la Casa del Padre.


TRABAJO DE HERCULES EN ARIES
CAPTURA DE LAS YEGUAS DEVORADORAS DE HOMBRES

"Hércules, pasa el Portal y entra en el Camino. Haz tu trabajo y vuelve relatando el hecho".
Y Hércules salió confiado.

Diómedes, hijo de Marte, gobernaba y criaba caballos y yeguas salvajes.
"Captura estas yeguas y libera esta tierra".
"Abderis", gritó Hércules a su amado amigo, "ayúdame". Arrinconó y maniató las yeguas salvajes. "Abderis, conduce estos caballos a través del portal". Y se marchó.
Pero Abderis no pudo retenerlas, y las yeguas lo mataron y escaparon. 
Hércules volvió, buscó a las yeguas, atrapó los caballos y los condujo por el Portal. 
El Maestro dijo: "El primer trabajo termi­nó, pero mal hecho. Ve al segundo Portal".

En Aries, Hércules comenzó en el plano de la mente en su esfuerzo por capturar a las yeguas devoradoras de hombres y fracasó porque trató con ellas desde la personalidad.


Aries es esperanza de victoria. Hércules debía empezar a ganar control mental. Durante eras las yeguas engendraron caballos guerreros y, con pensamientos y palabras equivocados, e ideas erróneas, devastaron la comarca. Hércules capturó a las yeguas madres y las entregó a Abderis, símbolo del yo inferior. Pero Hércules (alma) y Abderis (personalidad) al unísono se necesitaban para guardar a esos caballos devastadores.

Aries gobierna la cabeza o la mente. Y los caballos son nada más que pensamientos o ideas. Los pensamientos son dificilísimos de controlar, pero a menos que los controlemos, no hay victoria.
Hércules primero debía controlar sus pensamientos y, con su amigo, los controló. Solo en el plano mental se toma contacto conscientemente con el fuego de Aries y se lo distribuye hacia los reinos inferiores. Arrinconó a sus pensamientos, los ató y los controló totalmente.


RAYOS Y CONSTELACIONES
Aries introduce en nuestro sistema solar la Luz de la Vida o el Fuego Eléctrico. Tiene dos rayos: el del Sol, primer rayo, y el rayo de la personalidad, séptimo rayo.
El rayo monádico de nuestro Logos planetario es el rayo 1, que está transmitiendo el Fuego Eléctrico a nuestro planeta.
El rayo del Alma de nuestro Logos planetario es el rayo 2.
El rayo de la personalidad es el 3, usado para la transfiguración.

El rayo 1 es la voluntad de iniciar y la iniciación es el proceso de la liberación del fuego, el Fuego Eléctrico del Yo.
El rayo 7 es la voluntad de expresar. Expresa al fuego liberado en cada reino y el resultado es la cultura y las civilizaciones.
Marte, referente exotérico, produce conflicto y muerte de la forma, rayo 6. Mercurio, referente esotérico, produce iluminación y desarrolla intuición, rayo 4.
Aries atraviesa Marte y causa idealismo, fanatismo destructivo, lucha, pendencia, guerra, esfuerzo y evolución.
Aries atraviesa Mercurio, y produce armonía. Mercurio ilumina la mente y media entre el Sol y la personalidad. Es mensajero de los Dioses.
Marte trae guerra o pugna. Si nuestra personalidad está purificada, causa pugna, una forma de guerra contra las limitaciones; pero si la personalidad está contaminada por el interés personal, el materialismo y el odio, Marte trae guerra, y mediante dolor y sufrimiento, obliga a purificarse. Mercurio da intuición e iluminación, y conduce a reconocer el Plan divino.
En luna llena de Aries, tenemos a las energías de los rayos 1, 4, 6 y 7 trasmitidas a las formas planetarias de vida a través del foco de los rayos 1, 2 y 3 del Logos planetario.
El rayo 1 quema y destruye obstáculos, y libera para un ulterior progreso. En Aries, con esta energía pueden quemarse formas de pensamiento y obstáculos del progreso espiritual.
El rayo 7 produce servicio grupal, sacrificio grupal, orden, ritmo y manifestación. Esta energía podrá usarse para acrecentar el espíritu del servicio sacrificado, para organizar nuestra personalidad y nuestra vida social en armonía con el Plan divino y manifestar nuestros rayos espirituales en una vida creadora.

Las 12 constelaciones del zodíaco son los 12 pétalos de la energía electromagnética. Corresponden al Loto de 12 pétalos en el plano mental superior. 4 pétalos son pétalos del sacrificio, 4 del amor, y 4 del conocimiento. El zodíaco se divide de modo parecido. Los 4 signos que forman la Cruz Cardinal son los pétalos del sacrificio. Los 4 signos de la Cruz Fija son los pétalos del amor. Los 4 de la Cruz Mutable son los pétalos del conocimiento. Como Aries introduce el fuego del sacrificio y la síntesis, pasa a través de los 4 pétalos del sacrificio y se imprime en nuestros 7 centros.

El rayo 6 da visión. Es devoción, idealismo, voluntad de causalidad. En Aries puede utilizarse imprimir ideas y visiones elevadas.
El rayo 4 se usa para destruir limitaciones y alcanzar armonía, belleza e intuición. Es voluntad de armonizar. En Aries puede utilizarse para destruir limitaciones y crear armonía y belleza en nuestra vida, con ayuda de la intuición.

Con estos rayos hay 4 notas claves de Aries.
Para expresar la voluntad de hacer y ser, a través del rayo 1.
Para desarrollar el poder de manifestación, mediante el rayo 7.
Para entrar en batalla por el Señor, mediante el rayo 6, bajo órdenes de Marte.
Para llegar a la unidad a través del esfuerzo, mediante el rayo 4, bajo órdenes de Mercurio.

El Maestro Djwhal Khul dice “Aries es el lugar en el que toma forma la idea inicial de instituir la actividad. Es el sitio natal de las ideas, y una idea verdadera es en realidad un impuso espiritual que toma forma: subjetiva y objetiva”.

1 comentario:

  1. Estupendo artículo, muy bien explicado y documentado.

    Gracias

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...